Residencial


Si bien MOMENTO no cuenta con un programa residencial propio, es habitual que encontremos, en nuestra práctica diaria, personas que, por su dificultad en parar el consumo/conducta adictiva y/o por la ausencia de estructura familiar/entorno, necesitan una “pequeña ayuda” previa al inicio del tratamiento ambulatorio.

Esta ayuda consiste en el ingreso, en la mayoría de las ocasiones de entre 28 y 90 días, en uno de los centros de tratamiento residencial con los que MOMENTO ha llegado a acuerdos de colaboración tanto dentro como fuera de España.

Este ingreso tiene, como objetivo fundamental, preparar a la persona para su entrada en el tratamiento ambulatorio. Además, claro está, de ayudarle a abandonar el consumo de sustancias/conductas adictivas y de facilitarle el tan necesario cambio inicial de estilo de vida.